Editorial

Estimadas familias:
                                    Sabemos que en este último tiempo se ha hecho habitual entre los jóvenes de 14 a 17 años la organización de fiestas privadas, a las que ellos llaman “previas”,  las cuales se desarrollan en casas de familia.  Los padres del joven que convoca se encargan de vender entradas, supervisar la puerta y a veces hasta se contrata seguridad privada para controlar la situación.-
Según nos dicen, se organiza una noche de fiesta, con posibilIdades de consumir alcohol, se envía invitación por medios electrónicos y abonando una entrada que cubriría los gastos ocasionados por la compra de bebida, seguridad, luces y sonido,  se accede a esa fiesta. 
Con asombro y mucha tristeza nos damos cuenta de que familia y escuela parecen estar enfrentadas… transitando veredas distintas… dando mensajes y ejemplos contrapuestos con principios básicos que tienen  que ver con los hábitos saludables, sin siquiera considerar lo que es  o no legal.
Como padres y adultos responsables de los menores parece que hemos sido vencidos por lo que marca la masa, no importa cuan nocivo sea esto para nuestros hijos… Como padres y adultos nos ponemos a la altura de los adolescentes cuando tenemos que tomar una decisión y parece que el miedo a que “nuestros hijos no nos quieran” nos paraliza a la hora de decir ciertos “no”.
Lo que es peor aún… mientras hay padres respondiendo al pedido de sus hijos de organizar la fiesta en casa,  hay otros que aún sabiendo que se va a dar o vender alcohol a menores, se encargan de llevar y buscar a sus hijos para que puedan participar de estas propuestas. Sabemos que, consuma o no, ese menor avalado por sus padres está propiciando que la fiesta sea exitosa por su convocatoria,  completando el número deseado para que todo salga perfecto y multitudinario.
Desde la escuela intentamos, por muchos medios, trabajar sobre la concientización de los peligros de las conductas adictivas en general para cuidar a nuestros jóvenes, el futuro del país. Sabemos que un coma alcohólico hoy se supera con suerte y atención a tiempo pero sus efectos a largo plazo son irrevocables… los daños físicos de cualquier conducta adictiva son irreparables y sólo la prevención puede ayudarnos a no caer en esto.
Ante una sociedad cada vez más permisiva… menos reflexiva… donde la inmediatez supera cualquier proyecto y se vive el día a día como modo de vida para todos, nos preocupa que desde la familia se propicien estas situaciones como formas de diversión adolescente válidas.
La  escuela no aprueba que esto siga ocurriendo como “natural” y como parte de las “necesidades de los jóvenes para tener una adolescencia feliz”. Invitamos a las familias a que vuelvan a reflexionar y se sumen a nuestro mensaje a favor de la inclusión de propuestas de calidad y sin riesgos,  para asegurar la diversión sana que todos nuestros chicos se merecen, con acciones coherentes y no contradictorias, ya desde la infancia.
 Invitamos también a replantearse situaciones que se propician sin malas intenciones cuando son niños, como por ejemplo la organización de cumpleaños en peloteros que se transforman en “spa” … y que incluyen masajes y relax, barra de tragos con bebidas de colores para jugar a “tomar “ como parte del festejo… Es necesario ir naturalizando estas conductas desde los primeros años cuando hay muchas formas de celebrar sin dar mensajes confusos? ¿ Alguna vez nos lo preguntamos?
Es hora de que tomemos posturas firmes… de que armemos redes fuertes y contenedoras asi como ellos arman las suyas con gran rapidez para hacernos creer que es natural llevarse todas las materias… faltar el respeto… consumir o “hacer lo que pinta… sin proyectar ni pensar en el futuro”.
Familia y escuela debemos unirnos para marcar un horizonte posible… si no adoptamos un único discurso en relación a estos hábitos… si los caminos se cruzan… si no escuchamos mensajes… si miramos para el costado sin poner sobre la mesa lo que pasa a diario habremos perdido nuestra meta : hacer de nuestros hijos personas felices, hombres y mujeres de bien.
Porque estamos convencidos de los valores que trabajamos para transmitir…todavía estamos a tiempo de intervenir!!
                                                                                        Equipo Directivo